Noticias

INICIO > Noticias
lumen en la contaminación sonora

Hace pocos días atrás me sentí con un fuerte dolor de cabeza y mareos por lo que consulté a un médico, no encontró nada extraño y me pidió que relatara un día normal en mi vida. Empecé contándole que me desperté temprano por los gritos de las ofertas de los vendedores de frutas y verduras que los días martes tengo en la puerta de mi departamento. Luego caminé hasta mi trabajo (en la peatonal de la ciudad) donde estuve 7 horas escuchando la música de los negocios que sacan los parl

El día no termina ahí, regresé a mi hogar a intentar estudiar con las ventanas abiertas para refrescar el lugar, pero pasaban los autos con la música fuerte que dan vueltas y vueltas por los lugares de moda haciéndose ver, pasaban grupos de chicos cantando y gritando y nuevamente más motitos y autos con esos famosos caños de escape. Eso sí ese día tuve suerte de no cruzar ningún manifestación o protesta que te aturde con los bombos y bombas de estruendo. La respuesta del médico fue obvia: estrés por ruidos. ¿Qué es esto? Nada más y nada menos que contaminación acústica o sonora. Es una contaminación invisible a los ojos humanos pero que nos afecta directamente causando grandes daños en la calidad de vida de las personas si no se controla bien o adecuadamente. En términos médicos puede producir efectos nocivos fisiológicos y psicológicos especialmente sobre la salud auditiva, física y mental de las personas. Mi pregunta es: ¿vamos a tener que empezar a acostumbrarnos a esto? o ¿vamos a impermeabilizar nuestros espacios para que la contaminación acústica no nos afecte tanto?. Es obvio que existen muchos métodos de aislamiento del ruido como poner doble vidrio en las ventanas, carpinterías metálicas especiales, materiales sintéticos, lana de vidrio y demás. Considero que con controles estatales de los vehículos en general, de los boliches, de los negocios y con pequeños cambios de costumbres de cada uno de nosotros esto se puede reducir notablemente; bajando un poco el volumen de la música en nuestras casas para no molestar a los vecinos, no poner caños de escape, no tunear los autos para que tengan volumen más alto que los boliches, poniendo árboles y plantas en las veredas y ventanas, etc. Es una cuestión de convivencia y de solidaridad con los demás y con nosotros mismos, cuidar el medio ambiente y cuidar nuestra salud, no hace falta aislarnos, vivir en un piso 12 o estar todo el día con dolor de cabeza. Con pe
 



0000-00-00 - elinmoBlog